Más que una disciplina puramente física, el yoga es una práctica holística que repercute en tu salud de manera integral. Esto quiere decir que no sólo aporta beneficios para nuestro físico, sino también ayuda a la relajación y al bienestar mental y espiritual. Por esto mismo, el yoga es una disciplina que puede ayudar a relajarte en esos momentos de tanto estrés y ansiedad.

En nuestro post anterior, te explicamos un poco sobre la historia del yoga, de dónde viene y qué lo complementa. En esta ocasión te contaré sobre el yoga y sus beneficios para tu salud física y mental, es decir para tu bienestar integral. Además, te daré algunos consejos que, como instructor puedes aplicar para tus clases.

Seguramente incluso tú, que eres instructor de yoga, has tenido episodios en los que no quieres saber del mundo y todo te irrita con facilidad debido al estrés. Ahora, imagínate a quien no lo es y nunca ha intentado probar unas clases de esta disciplina por pensar algo equivocado de la misma…

Actualmente, esta práctica tradicional de la India es considerada una de las prácticas que más influyen de manera positiva a la salud física, mental y espiritual. Al combinar ejercicios de respiración con la meditación y posturas corporales, llamadas asanas, el yoga beneficia no sólo a la sanación del cuerpo y la mente, sino también a la prevención de malestares.

La práctica del yoga se ha vuelto muy importante en las últimas décadas debido a los beneficios que da a la salud integral. A partir de ello, la OMS y la ONU declararon un día para conmemorar esta disciplina milenaria.

Entre los beneficios del yoga, tenemos el desarrollo y mejoramiento del equilibrio y la flexibilidad en huesos y músculos. Esto se debe a los ejercicios de estiramiento y a las diversas posiciones que implica esta disciplina. Las asanas, ayudan a fortalecer y desarrollar fuerza en diferentes músculos de tu cuerpo, como las piernas, los brazos, el abdomen y los glúteos. Si bien no tendrás cuerpo de superhéroe, tus músculos se fortalecerán bastante bien.

Yoga y salud

Otro beneficio muy importante es la oxigenación. Saber respirar permite que el oxígeno circule de manera más adecuada por todo el cuerpo. Esto ayuda a la circulación de la sangre y mejora el estado de nuestro corazón. Además, es importantísimo para el cerebro. No sólo evita y alivia esos terribles dolores de cabeza que te dan cuando tu jefe te tiene hasta el full de trabajo, sino también ayuda a que circulen mejor las ideas. Mediante los ejercicios de respiración, el yoga mantiene el equilibrio dentro de tu cuerpo.

En cuanto a la meditación, combinada con los ejercicios respiratorios, el yoga te permite conectarte contigo mismo. Ayuda a la concentración e introspección y, por consiguiente, a la relajación. Relajarte y meditar reducirá tus niveles de estrés y ansiedad. Además, llegar a un estado de paz y tranquilidad con tu propio ser, mejorará tus relaciones sociales y evitará que ver a tu jefe cada vez que te irrita su presencia te haga querer cometer un crimen.

Son muchos más los aportes del yoga a la salud integral. Es muy importante que, como instructor, sepas de los provechos para la salud y de los frutos para el bienestar integral que tiene el yoga.

Si eres instructor, pero de repente hay cuestiones que no tienes muy claro cómo manejar, aquí te dejo algunos consejitos que puedes aplicar en tus fabulosas clases de yoga.

Conoce a tus alumnos

Entiendo que a veces no nos da tiempo o nos cuesta acercarnos a las personas con quienes convivimos regularmente. Sin embargo es importante tratar de conocer un poco más a los alumnos. Recuerda que ponen esperanzas en ti para poder reducir su estrés o cualquier otro padecimiento. Trata de ser empático y comprender su situación pues ellos serán tu mejor recomendación.

Actualiza tus conocimientos sobre tu profesión

Asiste a cursos y talleres, haz vínculos con asociaciones, conoce los reglamentos para desempeñar tu trabajo. También es importante conocer el funcionamiento del cuerpo, pues así podrás explicar y comprender mejor todos los beneficios del yoga. Recuerda que de ti depende en cierta medida, es decir como instructor, el mejoramiento de la salud de tus alumnos. Ellos confían en ti.

Conoce los riesgos en casos específicos

Toma tus precauciones en cuanto a quienes pueden y quienes no pueden practicar esta disciplina. Hay que saber las posturas que es mejor evitar en caso de tener tal o cual padecimiento. Sabes que no es lo mismo enseñar a un grupo de embarazadas que a alguien que no lo está o a quien se presenta con alguna condición fuera de lo normal. Es importante que consultes con médicos y otros especialistas sobre lo que es mejor evitar en cada caso y las consecuencias de no hacerlo.

Sé congruente

Tus alumnos esperan de ti no sólo aprender a respirar. También verán qué tan coherente eres con lo que les dices y lo que tú mismo haces. Ello determinará si siguen sus clases contigo y te recomiendan, si buscan a alguien más, o si de plano abandonan la disciplina y viven con un prejuicio mal formado.

Espero que ahora que te hablé del yoga y sus beneficios para tu salud física y mental, te animes a seguir informándote y acrecentar tu conocimiento del tema para mejorar tus clases. Recuerda que lo importante es que te sientas satisfecho con lo que haces y cómo lo transmites a los demás. En Welltalent, puedes vincularte con las mejores empresas para comenzar a transmitir tu conocimiento sobre esta disciplina tan compleja y completa que es el yoga.