El consumo de productos de belleza ha ido en aumento en los últimos años. Gracias a ello, este sector se ha beneficiado tanto que llegó el tiempo de probar nuevos horizontes con la tecnología. Pero (y aquí viene lo interesante) no hablamos de la creación de nuevos productos donde el nivel tecnológico es la primera herramienta. Ahora la tecnología en la industria de la belleza es el producto en sí.

Las preocupaciones sobre la apariencia del rostro o la piel en general, han cambiado poco respecto a tiempos anteriores. Si bien cada vez nos encontramos en el mercado con nuevos productos como mascarillas milagrosas o polvos antiedad, la cuestión no pasaba de ahí.

Por otro lado, cuando hablamos de tecnología, sí que la cosa cambia. Escuchamos no sólo sobre la llegada de un nuevo celular o dispositivo de comunicación. Lo interesante (y fabuloso) de la tecnología es que se puede aplicar a cualquier cosa (aunque aún no se sepa exactamente cómo) y la belleza, por supuesto, no se queda atrás.

Con tecnología aplicada a la belleza no queremos decir sólo crear mejoras en los protectores solares para que sean súper protectores solares. La tecnología en la industria de la belleza en serio va más allá y sus aplicaciones, hasta ahora, son básicamente 3.

Inteligencia Artificial

La IA no sólo ha servido para realizar transacciones, procesar datos o asistir en la rama médica. Ahora es posible encontrar IA hasta en el sector wellness y de la belleza. Uno de sus usos es la personalización de base maquillaje según el tono exacto de tu piel.

Realidad Aumentada

Otra maravilla de la tecnología de la belleza es la aplicación de realidad aumentada. Y no, no queremos decir que habrá un simulador en donde mil zombies vayan tras de ti mientras aplicas tu maquillaje. Su principal aplicación ya la has visto. Se trata del reconocimiento facial para dos cosas: simular (aproximadamente) cómo lucirá tu piel y cara en el futuro; y experimentar nuevos looks y maquillajes sin tener que ponerlos en tu piel. ¿Te suena?

Impresoras y escaneo

¿Qué tal ser maquillada por una impresora? No, no es lo que piensas, no tienes que meterte bajo la impresora. Se trata de impresoras que primero escanean tu rostro para detectar imperfecciones que se pueden arreglar aplicando una pequeña porción de maquillaje.

Además de ello, nos encontramos con escáneres en forma de espejo que te informan sobre los daños que presenta tu piel e incluso pueden aconsejarte para darle un cuidado más adecuado.

Si pensábamos que las tendencias en cosmética y skincare se reducían a presentar cada estación un nuevo producto definitivo para desaparecer líneas de expresión, estábamos equivocados. Seguro ahora caes en la cuenta de que has utilizado la tecnología de la belleza quizá sin darte cuenta, cada vez que pones un filtro en una fotografía para tus redes sociales.

Nos queda esperar qué otras novedades nos traerán los avances tecnológicos al mundo de la belleza y cuidado de la piel. Y en WellTalent nos encargaremos de mantenerte al tanto.