En estos días de pandemia han surgido distintas opiniones  especializadas sobre las consecuencias que traerá la pandemia cuando termine, especialmente en cuestión laboral, económica y de salud. Existen dos sectores que están siendo duramente golpeados por la pandemia, uno es el turismo y el otro es el sector wellness. Ambos sectores, antes de la pandemia, registraron elevados índices de crecimiento, incluso, superando a  industrias manufactureras. Sin embargo, justo ahora, todos los que laboran en el mismo deben prepararse para realizar un tarea titánica que les devuelva el ritmo positivo de crecimiento lo antes posible. Pero para regresar a un buen ritmo, primero tendrán que adaptarse a las nuevas necesidades y hábitos que presente el  consumidor. Necesidades que posiblemente pasen primero por lo emocional, aunque también será imprescindible pensar en cuestiones económicas dado la crisis que se avecina. Por dicho motivo, les compartimos cuáles serán los nuevos hábitos de consumo en hoteles y spas después del covid-19 para atraer la atención de los consumidores.

Limpieza y sanitización

La sanitización de las habitaciones, equipos y mobiliario, será fundamental para que los consumidores  valoren hospedarse en un hotel o utilizar el servicio de un spa. Los hoteles necesitarán fortalecer o renovar sus protocolos de limpieza, los cuales,  se transformarán en nuevos valores agregados para campañas de promoción por medio de canales digitales.

Nuevos sistemas para reservaciones

Existe la posibilidad de que la interacción en áreas comunes de un hotel o spa disminuyan por temor a un contagio. Por tal motivo, los sistemas de reservación deberán ser más eficientes para conseguir una habitación o solicitar cita en un spa. Los tiempos del servicio también cobrarán mayor importancia, pues habrá gente que no pretenda exponerse mucho tiempo en un determinado espacio.

Experiencias en entornos naturales

Para atraer a los consumidores, los hoteles podrán promover experiencias que se puedan realizar al aire libre y en un entorno natural espacioso. Puede ser el caso de senderismo o visitas guiadas en entornos naturales. Estas actividades pueden ser económicas y en las que suele participar la comunidad.

También, en los hoteles se podrán probar experiencias interactivas que los huéspedes seguirán desde sus  habitaciones. Este será considerado como un momento de esparcimiento y adaptado a  la nueva tendencia de quedarse en casa (sitio seguro) para aprender algo a través de medios y plataformas digitales.

Salud y paz mental

El wellness podrá encontrar una excelente oportunidad para ofrecer servicios que procuren la salud mental y emocional de los clientes, al igual que tratamientos relajantes que produzcan un efecto positivo en nuestros cuerpos. Se podrán promover  clases de meditación, yoga y tai chi. Además, se podrán incluir en hoteles y en spas,  técnicas y productos naturales que provengan de sitios lejanos sin necesidad de viajar a ellos.

Combinar el trabajo con el descanso

A pesar de que el home office gane terreno en las nuevas costumbres laborales  y disminuyan los viajes de negocios, habrá gente que necesite combinar la relajación con su trabajo. Este consumidor estará dispuesto a ir a lugares cercanos en los que continuará con su actividad laboral siempre y cuando también tenga momentos de comodidad y relajamiento.  Los hoteles necesitarán ofrecer los servicios eficientes de WIFI, salas de conferencias, equipo para presentaciones, entre otras cosas.

Como ya te habrás dado cuenta, la forma en la que se viven las experiencias en hoteles y spas tendrá que cambiar. El sector wellness deberá adaptarse a las nuevas exigencias de vida, así como a los hábitos de consumo que surjan a partir de la crisis sanitaria mundial.

Si quieres saber más sobre otras formas de adaptarse a los cambios que se avecinan en este sector, regístrate en WellTalent y déjanos ayudarte en estos tiempos de crisis.