Como seguramente ya lo sabes, o lo habrás escuchado por ahí, será todo un reto volver a reactivar la economía y en general la vida después de la pandemia provocada por el COVID-19. En estos días hemos aprendido muchas cosas no sólo sobre los virus, sino también sobre cómo arreglarnos la vida para mantener nuestros proyectos y negocios a flote, tratando de mitigar lo más que se pueda el golpe de la realidad. Por eso, hoy te hablaré sobre algunas recomendaciones para sobrellevar estos tiempos de pandemia.

¿Cómo afecta el COVID-19 a las empresas wellness?

Seguro ya te habrás hecho la pregunta del momento: ¿de qué formas afecta la pandemia a mi negocio, a mis empleados y a mí como emprendedor (o empresario) del sector wellness? Pues bien, podría decirte que de muchas maneras, incluso psicológica y emocionalmente, pues a nadie le gusta ver parado su negocio y no poder hacer mucho, eso nos da como resultado el miedo, la frustración e incluso puede llevarnos a presentar cuadros depresivos. Sin importar lo que pase y aunque es difícil hacerlo, pero fácil decirlo, debemos hacer lo más y tratar de no derrumbarnos, ya que de ello dependerá en buena medida lograr salvar el barco y empezar a repararlo.

Una de las principales preocupaciones es la economía. No sólo porque habrá pocas ganancias y en algunos casos pérdidas, sino porque tener dinero seguro nos garantiza que podremos pagar los gastos necesarios para sobrevivir, como alimento, renta, servicios, etc.

En el caso del sector wellness, al no estar considerado como de primera necesidad (al menos no para la mayoría de la población) está siendo afectado muy drásticamente. Los centros de bienestar, estéticas, centros de belleza, clinicas, entre otro tipo de locales, han tenido que cerrar pues no hay manera de que en ellos se evite una concentración de personas, por pequeña que sea.

Otro punto importante y que se relaciona inevitablemente con el anterior, es lo laboral. Muchas personas han perdido sus puestos de trabajo debido a la contingencia y porque algunas empresas no tienen un plan B en caso de emergencia, lo que ha llevado a despidos.

Algunas otras los han logrado mantener, sin embargo las opciones para desempeñarlo se han reducido básicamente al home office y dime cuántos profesionales del wellness realmente pueden laborar en esta modalidad si lo normal de su profesión es tener contacto directo e inevitable con las personas, sean clientes o pacientes, etc., porque simplemente es necesario.

Una cuestión más, es lo relativo a los clientes y nuevamente volvemos a los puntos anteriores. Si un local está cerrado, por más que uno como cliente lo busque, no nos abrirán la puerta nada más por nuestra linda cara, lo que significa quedarnos sin ese servicio y para el proveedor no recibir esa pequeña entrada. Si estamos dispuestos a arriesgarnos por ese servicio, de verdad debe valer la pena… Y creo que este momento es cuando muchos se han dado cuenta de la importancia que tienen los clientes y la fidelización.

Si tú has sido de los que ofrece además de un servicio wellness, una experiencia (aunque sólo sea por un corte de cabello), llevas una ventaja sobre quienes piensan que al cliente le hacen un favor y si no llega él o ella, vendrá alguien más. Y sí, pero ese alguien más volverá o no dependiendo del trato que se le dé, es decir de su experiencia en tu local.

Al terminar la crisis, todo mundo retornará a su día a día y eso en algún momento implicará buscar tus servicios, ya sean de belleza, volver al gym, ir de nuevo con el nutriólogo o arreglar ese crujir de rodillas con el fisioterapeuta. Al estar encerrados tanto tiempo, buscaremos reunirnos en nuestros espacios favoritos e incluso animar a otros para acompañarnos.

¿Qué puedo hacer mientras pasa la crisis?

En estos momentos el 90% de las personas estamos pensando en alternativas para no dejar hundir nuestros proyectos y/o negocios y tú debes estar en ese porcentaje sí o sí. Si de repente te sientes perdido o bajo de ánimo y no sabes cómo sacarle provecho a estos malos tiempos, ahí te van algunas recomendaciones:

Primero que nada hay que guardar la calma, todo esto pasará y como seres humanos tenemos la capacidad de sobrevivir, aunque sea por puro instinto, así que no te asustes de más.

Una vez reanimados, veamos el lado positivo de la crisis para hacer algunas renovaciones, explorar nuevas posibilidades y pensar a futuro. Es una buena oportunidad para tomarte un ligero respiro y pensar hacia dónde quieres que tu empresa vaya y comenzar con ese plan para hacerla crecer.

Lo que a muchos nos está salvando es la tecnología. El internet se ha convertido en una necesidad en muchos sentidos. Si despreciabas esta herramienta definitivamente ahora tienes que empezar a usar la tecnología para diferentes actividades. Puedes usar aplicaciones que te permitan monitorear a tus clientes o pacientes. O hacer vídeos instructivos e informativos sobre diversos temas de tu profesión y sector.

También puedes dar sesiones en línea de yoga, consultas de nutrición, fisioterapias con ejercicios básicos, dar tips para quienes asisten a gimnasios y, por supuesto life coaching. Créeme, internet es una herramienta básica en este siglo y más en este momento, así que sácale el máximo provecho.

Todos tenemos mil pendientes en la vida. Ahora que estamos enclaustrados, podemos aprovechar el tiempo para adelantar trabajo, resolver pendientes y actualizarnos para regresar con todo a las actividades normales y no llegar con el montón de trabajo que no hiciste porque estabas muy preocupado pensando qué hacer con tu empresa durante la contingencia.

A pesar de no poder convivir cara a cara, tenemos la tecnología suficiente para tener comunicación, como son las apps de llamada y videollamada. Usa estas herramientas con tus empleados, haz reuniones en línea para dar instrucciones e información sobre cómo será el funcionamiento de la empresa durante la cuarentena y recién se vuelva a las actividades normales.

Además pregúntales cómo se encuentran y trata de aminorar sus preocupaciones laborales. Sentirán que realmente los tomas en cuenta y harás que tengan bien puesta la camiseta cuando vuelvan.

En la medida de lo posible haz lo mismo con tus clientes. Si logras contactarte con quienes hayas logrado fidelizar sentirán que de verdad son importantes para ti y tu empresa. Si no te sientes con la confianza de llamarles o escribirles directamente, hazlo mediante mensajes positivos y contenido útil en tus diferentes redes sociales.

En WellTalent siempre nos preocupamos por ti, por eso te ofrecemos nuestros servicios para conectarte con los mejores de nuestro sector. Tanto si piensas buscar empleo, como si necesitad profesionales, en nuestro sitio web encontrarás lo que necesitas.