La función básica de un spa manager, como el nombre lo indica, es administrar y supervisar un spa. Pero ¿cómo se desempeña un spa manager?

Un spa manager, la mente detrás de los centros wellness, se encarga de hacerlos funcionar, junto con todo el personal. Esto implica verificar que las instalaciones estén en las mejores condiciones, que los instrumentos y herramientas sean los adecuados para desempeñar cada función, etc. Pero también es liderar a sus compañeros, estar al pendiente de las estrategias creadas para promover el complejo o centro, gestionar y administrar el presupuesto.

Eso no es todo, además de verificar el óptimo funcionamiento interno de su sitio de trabajo, el spa manager está al pendiente de los clientes. Recordemos que un cliente satisfecho siempre será la mejor carta de recomendación. Si tenemos clientes contentos con los servicios que ofrecemos, seguro nos recomendará entre sus conocidos y esto aumentará nuestras ganancias (cualquiera que sea el significado que demos a la palabra).

Es por ello que interactuar con los clientes es tan importante dentro de las funciones que desempeña un spa manager. Al saber cómo se sienten y resolver los problemas que se presenten, el spa manager podrá asistir en la creación de estrategias para mantener o mejorar el servicio de su centro. Esto, a su vez ayudará a garantizar la satisfacción de los servicios y del personal con sus labores.

Si lo vemos así, un spa manager debe ser un profesional en toda la extensión de la palabra, pues sobre sus hombros está hacer que el personal de cada área (fisioterapeutas, nutriólogos, acupunturistas, etc.) se comprometa para ofrecer a los clientes un servicio wellness de calidad.

Un spa manager siempre busca lo mejor y lo mejor en wellness es WellTalent, el sitio que busca el empleo de tus sueños.