Como hemos escuchado tantas veces, «la práctica hace al maestro». Pero no sólo eso, hay cualidades específicas que cada profesión requiere para que se lleve a la práctica de la mejor manera. La fisioterapia no se queda atrás y por eso te decimos 4 cualidades de un buen fisioterapeuta. ¡Tómalas en cuenta!

Responsabilidad

Al tratar padecimientos corporales, eres de alguna manera responsable de la salud de tus pacientes. Por ello debes conocer los riesgos y límites de tu profesión y los tuyos como fisioterapeuta e informar de los mismos cada vez que se requiera.

Empatía

Ya que la fisioterapia requiere contacto directo con las personas, ser empático es primordial. No es suficiente con atender el padecimiento, sino debes de ponerte en el lugar de tus pacientes para darles la confianza de poner su salud en tus manos. Tener el verdadero interés de ayudar es lo que te hará destacar entre el resto.

Formarte constantemente

Como todo en la rama de la salud avanza cada cierto tiempo, es imprescindible que te mantengas actualizado sobre técnicas, métodos, ejercicios y herramientas útiles para desempeñar tu profesión de la mejor manera. No es suficiente con lo aprendido en la universidad, informarte constantemente te hará comprender mejor tu profesión y ayudar óptimamente a tus pacientes.

Salir del consultorio

Las enfermedades o padecimientos, del tipo que sean, no desaparecen dentro del consultorio. Por eso, es importante que no te limites a lo que ves durante una sesión o consulta. Bastante ayuda a recomendar ejercicios de rehabilitación en casa y dar consejos e información útil para cada tratamiento fuera de tu consultorio.