Como con cualquier disciplina o profesión, el yoga es una práctica que requiere de poner todo el empeño, pues estás próximo a convertirte en mentor de otras personas. He ahí la importancia de que sigas en el camino y lo lleves a cabo de la mejor manera. Y ahora que terminaste tu certificación en yoga y piensas en convertirte en instructor, pero no estás seguro de cómo dar el siguiente paso para transmitir tus conocimientos, aquí te comparto algunos consejos para dar tus primeras clases de yoga y empieces con todo el entusiasmo.

1. No dejes de aprender

Mantén siempre tu mente abierta al aprendizaje y no sólo te enfoques en la enseñanza. Yo sé que te entusiasma mucho haber terminado tu certificación y que te sientes ansioso por enseñar a los demás. No obstante, es muy importante que mantengas los pies en la tierra. No te cierres a seguir aprendiendo sobre el yoga (y en general sobre todo lo que te rodea, recuerda que es parte de ser wellness) y piensa como si siguieras siendo un aprendiz que ayuda a otros a aprender. Busca a yoguis con mayor experiencia y aprende todo lo que puedas en tallerescursos y seminarios. Incluso charlando con otros aprendices.

2. Sé paciente y disciplinado

Como en todo en la vida, el yoga y su enseñanza requiere de práctica, paciencia y disciplina. Tal vez al principio será un poco difícil manejar y organizar tus clases, pues no es lo mismo estar en el escenario que ser espectador. Pero, con la práctica, la capacitación y una buena actitud ante la vida, te será más fácil sobrellevar esos momentos de dificultad en tus primeras clases.

Planea tus clases y fija un objetivo para cada una. Al igual que en la escuela o universidad, cada clase debe estar organizada según un objetivo. Independientemente del tiempo que le dediques al calentamiento, la meditación o las posturas, trata siempre de establecer un fin y no dar clases sólo por darlas.

3. Elige un buen lugar

Ubícate en un espacio en el que te sientas cómodo y que a tus nuevos alumnos los haga sentir bien. No todas las sesiones deben ser en espacios cerrados, en algunas ocasiones tendrás la oportunidad de hacerlas al aire libre. En cualquiera de los casos, es importante que el lugar que decidas sea el adecuado y cuente con las herramientas y equipo necesario. Recuerda que tus clases no son sólo clases, sino toda una experiencia de relajación y meditación.

4. Utiliza redes sociales

Las redes sociales te ayudan a difundir lo que haces. Esta herramienta es actualmente una de las principales si quieres que los demás te conozcan y sepan lo que haces. Así que compartir algún contenido sobre lo que hiciste en tus clases, como fotos, algún mantra o información general sobre el yoga, te ayudará a que las personas te vean. Pero recuerda que debes hacerlo con moderación y ser coherente con lo que subes a tus redes, quien eres y lo que enseñas.

Si quieres que las empresas te encuentren y sepan lo fantásticas que son tus clases, regístrate en Welltalent, la red donde el empleo perfecto te encontrará.